fr en es pt
astronomia
        rss astronoo

Sopa primitiva o primordial

Cocina orgánica

 Traducción automáticaTraducción automática Categoría : evolución
Actualización 26 de enero 2015

Para tener éxito a receta de la sopa primitiva o prebiótica, necesita una amplia variedad de elementos químicos como el carbono (C), hidrógeno (H2), potasio (K), amoniaco (NH3), nitrógeno (N2), magnesio (Mg) y por supuesto agua (H2O).
Estos elementos parecen esenciales para la formación de la sopa primordial que dio origen a la vida orgánica en la Tierra.
Los elementos químicos son fácilmente manipulables, que aman reunirse y intentan todos tipos de combinaciones químicas. Cuando las condiciones de temperatura y presión son favorables, como en la Tierra hay 4,4 mil millones años, estos elementos se organizan sin ninguna ayuda o ninguna intervención externa, simplemente se organizan por afinidad electromagnética (enlace químico entre los átomos).
En la atmósfera primordial de la Tierra, un conjunto mágico basado en par agua-carbono, va a revelarse ser el más simple para soportar a las moléculas orgánicas y más tarde, mucho más tarde,  la vida. Es posible realizar esta receta en laboratorio, muchos equipos de investigadores lo han demostrado.
En 1953, un biólogo estadounidense Stanley Miller (1930-2007) ha realizado, en la Universidad de Chicago el famoso experimento, llamada experimento de Miller-Urey. Este experimento consiste de recrear en laboratorio, in vitro, las condiciones de la sopa primordial. Para conducir este experimento sólo debe elementos químicos, agua y rayos eléctricos.
Dejando reposar unos días esta mezcla culinaria, algunos aminoácidos primitivos precipitan en la parte inferior del balón.
Los aminoácidos son los elementos más importantes en la construcción de la vida tal como la conocemos. Estos son los bloques de construcción básicos de las proteínas que conduzcan a la formación de largas cadenas macromoleculares, y a los primeros ladrillos de vida.

 

Harold Urey estaba convencido de que existía en la Tierra una atmósfera primitiva conteniendo los elementos químicos necesarios para las estructuras de los seres vivos. En 1953 para comprobar la relevancia de esta teoría, Stanley Miller imagina un experimento fisicoquímico. El aparato se llena con una atmósfera de metano, amoníaco e hidrógeno.
Un globo lleno de agua simula un océano primitivo (el agua es calentada por una resistencia, lo que contribuye a enriquecer la atmósfera de vapor de agua). Dos electrodos, que se utilizan para producir relámpagos, suministran energía al sistema.
La sopa primordial se realiza así en un medio líquido y cálido en el que una acumulación prolongada (millones de años) de las moléculas orgánicas inertes se moverá de lo inanimado a lo animado. Por lo tanto, la materia orgánica inerte producirá un nuevo material, que puede crecer y reproducirse, es decir, la materia viva.
Por supuesto, la receta de Stanley Miller no tiene ninguna posibilidad de ser la de la naturaleza ha seguido para iniciar el proceso de la vida.
La atmósfera primordial no era el de la simulación de Miller, los elementos primordiales no eran los mismos que los de Miller y los relámpagos de la Tierra primitiva no coincidían con los arcos eléctricos de Miller. Además, los críticos de la época, que se han lanzado contra las condiciones del experimento son bastante justificados.
Pero el punto más importante no está en la reconstitución de la sopa primordial. Lo que muestra el experimento de 1953, es la facilidad con la que los elementos van a unirse por afinidad o simplemente porque son partidarios de la menor resistencia.
Hoy en día, muchos modelos que se parecen a las condiciones prebióticas son creados en laboratorio y los científicos pueden producir moléculas orgánicas (aminoácidos, carbohidratos, lípidos, proteínas, ácidos nucleicos, azúcares,...).

 Experimento de Miller y Urey

Imagen : El experimento de Stanley Miller 1953.
El aparato se llena con una atmósfera de metano, amoníaco e hidrógeno. Un globo lleno de agua simula un océano primitivo (el agua es calentada por una resistencia, lo que contribuye a enriquecer la atmósfera de vapor de agua). Dos electrodos, que se utilizan para producir relámpagos, suministran energía al sistema.
Después de una semana de funcionamiento, diversos compuestos orgánicos incluyendo aminoácidos precipitan en el fondo del matraz.

nota : la síntesis de moléculas orgánicas que parece ser un fenómeno muy común en el espacio. En el vacío interestelar, los científicos han identificado unas 120 moléculas orgánicas que contienen entre 2 a 13 átomos de carbono. Muchos extraterrestres cuerpos, cometas y meteoritos también contienen una gran cantidad de moléculas orgánicas más o menos complejos.
 
           
           
 
1997 © Astronoo.com − Astronomía, Astrofísica, Evolución y Ciencias de la Tierra.
Contact    Mentions légales
inerte y viva
Pasaje entre
inerte y vivo...